Compartir

La primera canción del verano escrita por 20 autores La primera canción del verano escrita por 20 autores

Sí, sí, ¡has leído bien! Eso precisamente es lo que hemos hecho y eso es lo que acabas de ver y oír en el videoclip protagonizado por Leticia Dolera y dirigido por Lyona que está un poco más arriba.

Después de tantos veranos de barbacoas, aserejés y macarenas, nos propusimos el reto de hacer algo diferente. Y nos hicimos la siguiente pregunta: si la canción del verano es un patrimonio nacional que nos pertenece a todos, ¿por qué no hacerla por una vez entre todos y para todos?

Somos un vino nacido con un objetivo claro: democratizar la cultura del vino y alejarla de todo cliché y elitismo innecesario. Como bien dicen nuestras etiquetas, somos un vino para gente que dice lo que piensa y que piensa lo que dice. Así que la cosa estaba más que clara desde el principio. No había nadie mejor que nuestros propios seguidores para escribir la letra del hitazo del verano.

Ingenuos de nosotros, cuando empezamos esta aventura pensamos que lo difícil sería tener los suficientes versos para poder escribir nuestra canción, cuando lo realmente duro fue tener que escoger sólo 20 de entre las miles de grandes participaciones que recibimos en Twitter, Facebook e Instagram a través del hashtag #monologueando.

Gracias a la inspiración, ingenio y creatividad de nuestros fans lanzamos ‘Monologueando’, una himno veraniego que nos habla de empoderamiento y diversión y que está pensado para ser bailado en todas las playas y chiringuitos con cobertura 4G del país.

Algunas de las letras de nuestros fans nos han gustado tanto que, de nuevo, lo hemos vuelto a hacer y hemos lanzado una edición especial de nuestras botellas con sus versos en las etiquetas. Porque si Monologueando se baila mejor, lo que está claro es que Monologueando sí que se bebe mejor.

Monologueando

Tú tan sol. Yo tan luna llena. Si me vas a bailar el agua, cuidado cuando me suba la marea. Bailo sola. Sin coreografías ni reglas. No sigo capitanes ni banderas. Ser libre me hace más bella.

Si se te sube a la cabeza es que no tienes los pies en el suelo. Yo no necesito tacones para estar a la altura. O te comes la vida, o la vida te come. Decide y vencerás. Tú sopla todo lo fuerte que quieras que yo he aprendido a peinarme con los dedos.

Monologueando, monologueando. En el espejo frente a mi reflejo. Me paso el día monologueando. Monologueando se baila mejor.

Vividora por genética pero sobre todo por devoción. Me enamoré de la vida, no sé ni cuándo ni cómo. Lo que sí sé: me enamoré de vivir, contigo o sin ti. No tener que demostrar nada a nadie es lo mejor de creer en mí.

Monologueando, monologueando. Como Hamlet desde mi chalet. Me paso el día monologueando. Monologueando se baila mejor.

No, no busco estar a la altura de tus sueños, cuando despiertes me avisas. Cupido celestino a na ya tu tino o llévame a un fiestón.

Monologueando, monologueando. En la playa con una papaya. Me paso el día monologueando. Monologueando se baila mejor.

Creo en la magia de unos ojos que sueñan. Soy de pocas palabras y muchas estrellas. En la mente de quien sueña, el tiempo no hace mella. En la mente de quien sueña, las distancias son pequeñas. La vida es breve para dejarte fuera de esta canción. Qué poco espacio ocupa la felicidad para todo lo que llena. Nunca es tarde si lo dicho es bueno.